Antonio Machado

Fotografía de Antonio Machado en blanco y negro

El poeta español Antonio Machado Ruiz nació en Sevilla el 26 de julio de 1875. Se trata del representante más joven de la generación del 98.

Biografía de Antonio Machado

Infancia en Sevilla

Antonio Machado llegó a este mundo hacia las cuatro y media de la mañana del 26 de Julio de 1875, en una vivienda de alquiler del palacio de las Dueñas (Sevilla). Este fue el segundo varón de su madre de ocho en total. Once meses antes había dado a luz a Manuel, el cual aparece en muchos pasajes de Antonio, y que con el tiempo también se convirtió en poeta y dramaturgo.

Obras notables de Antonio Machado

Campos de Castilla

Se trata de un libro de poesía aparecido en 1912.

Rebajas
Campos de Castilla
Antonio Machado - Editor: POESIA ERES TU - Tapa blanda: 165 páginas
7,60 EUR

Algunos de los poemas de Antonio Machado

Extracto de proverbios y cantares (XXIX)

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Orillas del duero

Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario.
Girando en torno a la torre y al caseròn solitario;
ya las golondrinas chillan. Pasaron del blanco invierno,
de nevascas y ventiscas los crudos soplos de infierno.
Es una tibia mañana.
El sol calienta un poquito la pobre tierra soriana.

Pasados los verdes pinos,
casi azules, primavera
se ve brotar en los finos
chopos de la carretera
y del río. El Duero corre, terso y mudo, mansamente.
El campo parece, más que joven, adolescente.

Entre las hierbas, alguna humilde flor ha nacido,
azul o blanca. ¡Belleza del campo apenas florido,
y mística primavera!

¡Chopos del camino blanco, álamos de la ribera,
espuma de la montaña
ante la azul lejanía;
sol del día, claro día!
¡Hermosa tierra de España!

Anoche cuando dormía

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.

Di, ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
de donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;

y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.

Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.